"...infancia
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebran"

-Mario Benedetti-

sábado, 8 de mayo de 2010

Enigma existencial

Situación:

Bú y Tomi tenían entonces dos años, eran vecinos. Esta es una charla entre ellos y yo, una tarde mientras merendábamos.


(frunciendo el seño, gesto totalmente heredado de su tía): Tía... zabéz? El pezito negro se ha morido...
Ivy: Ah, sí?
: Zi, y se caido en el poto y llorado y se morido.

(Ella vio a mi hermano enterrando a uno de los perritos que agarraron de la calle y murió al poco tiempo (por eso lo del "poto"), y en realidad lloró ella, ja)

Ivy: Bueno, no te preocupes, ahora está en el cielo.
: Con Dioshito?
Ivy:
Tomi (que escuchaba con atención interviene): Tía
(él cree que ese es mi nombre, jajaja) 
tá en el cielo el perrito de la Helena?
Ivy: Sí.
Tomi (mira al cielo, y dice): Yo no lo veo.
Ivy: Es que sólo se lo ve por la noche, cuando salen las estrellas.

[Piensa un rato y dice finalmente]

Tomi: Cuando yo tabaje voy a compar una escalera así de gande
(gesto con la mano derecha hacia arriba y la izquierda hacia abajo) 
que llegue hasta el cielo, para que la baje a la Pelusa.
Ivy: Quién es Pelusa?
Tomi: Mi perrita que también se morido y tá en el cielo con Diosito.

4 comentarios:

Santiago dijo...

:3, qué ternura.

Congrats por el nuevo blog!.

=)

Nos estamos leyendo.
Saludos!

Ivy dijo...

gracias Santi, me alegra q hayas vuelto :)

besos

Viking dijo...

Por qué será que de grandes perdemos la sabiduría?
Saludos

Ivy dijo...

será a la fuerza?